El Buitrón - Gastronomía
Jueves
2016-12-08
11:50
Formulario de entrada
Búsqueda
Calendario
«  Diciembre 2016  »
LuMaMiJuViSaDo
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
Nuestra encuesta
Estimen nuestro sitio
Total de respuestas: 54
El tiempo
Nos visitan desde:
Amigos del sitio
  • Cree su sitio
  • Estadística

    Total en línea: 1
    Invitados: 1
    Usuarios: 0

     

    Página Web de la Hermandad de la Santa Cruz de El Buitrón

    Gastronomía

    Los habitantes de la aldea de El Buitrón se han dedicado desde tiempo inmemorial a la agricultura y la ganadería. En años malos o incluso durante la guerra civil estas técnicas han sido las únicas que han podido remediar el hambre y las necesidades del lugar.
     
    Las recetas típicas de la aldea han ido surgiendo de estas carencias junto con la existencia de un molino de harina que existía en El Buitrón. Esto ha permitido que actualmente entendamos más a fondo la forma de alimentarse de los lugareños.
     
    Aunque actualmente se haya producido pequeños cambios en la recetas (por ejemplo, el uso del aceite de oliva en vez de la manteca de cerdo), no ha sido impedimento para que los habitantes de El Buitrón hoy por hoy sigan disfrutando del sabor de dichas tradiciones.
     
    Aquí le mostramos algunas de los platos típicos que se pueden degustar en la aldea y alrededores.
     
    • GURUMELO:
    Su nombre científico es amanita ponderosa. Es un hongo comestible de la zona central y oeste de Andalucía y del sur de Extremadura. Su nombre común procede de su apariencia antes de salir de la tierra, ya que origina un montículo de arena agrietado, es decir, un pequeño grumo o grumelo. Pero probamente proceda de la deformación de la palabra portuguesa "cogumelo” que significa seta.
     
    Esta seta es un ingrediente indispensable en los platos más característicos del lugar. Durante los meses de febrero a abril y cuando las condiciones climáticas han sido las adecuadas pueden recogerse gran cantidad de esta apreciada seta en las dehesas de El Buitrón.
     
    Hay muchas formas de cocinar el gurumelo, como pueden ser: asados, revueltos, en tortillas y en guisos; lo mas común y exquisito al paladar es la tortilla de gurumelo.
     
    • HABAS ENZAPATA:
     En primavera se comienza a saborear las habas enzapatadas o "enzapatás”, que es un plato de acompañamiento que se puede tomar frío o caliente y que se compone de habas, ajo verde, poleo fresco y sal. Solo hay que cocerlo hasta que la haba este tierna.
     
    • GAZPACHO:
    Se conoce como gazpacho a un tipo de sopa, típico de los meses de verano. En su elaboración se utilizan las hortalizas comunes que los lugareños siembran en sus tierras, como son: el tomate, el pimiento y el ajo. También se le añade pan, aceite de oliva, vinagre y sal.
     
    En El Buitrón hay dos variantes típicas del gazpacho:
    • El gazpacho de invierno.
    • El gazpacho de verano.
    En el gazpacho de invierno se le echa asadura de cerdo asada. Esta variante viene relacionada con la matanza del cerdo que se hace en el lugar. Durante el tiempo de las matanzas una de las formas mas comunes de comer la asadura es asada en la brasa de leñas de encina.
     
    En verano al gazpacho se le añade trozos de higos, una fruta muy común en la aldea, ya que en los alrededores se encuentran numerosas higueras. Es otra manera peculiar de utilizar el fruto de este árbol.
     
    Ya que antes no existía la batidora la forma tradicional de hacer el gazpacho era majado. En un mortero se echa la sal y los ajos, a continuación se maja con la maza; una vez majados se echan poco a poco los demás ingredientes hasta que se hace una pasta. Por último se aliña con aceite y vinagre. Se añade un poco de agua.
     
    • AJO DE LA SIEGA O SOPA DE AJO:
    Esta es una receta típica que degustaban antiguamente los trabajadores que iban a segar lejos de sus hogares y tenían pocos recursos para alimentarse; para este plato típico se necesita, pan, ajos, manteca de cerdo, pimentón y huevos. Eran los recursos básicos que los labradores tenían en sus hogares o podían conseguir en el campo.
     
    Cuando llegaba la hora de comer los segadores hacían la fogata y ponían la cazuela la manteca de cerdo y los ajos. Mientras se doraban, cortaban rebanadas de pan y las tostaban en el fuego. A continuación, una vez que los ajos estaban dorados se añadía el pan tostado y se removía; se le echa el pimentón, el agua caliente y la sal. Cuando empezaban a hervir, se añadían los huevos, que podían ser de gallina o de alguna ave que se hubieran encontrado por el campo.
     
    • ARROZ CON LIEBRE:
    En los campos de nuestra aldea antiguamente había mucha caza y los lugareños se dedicaban a ello para poder alimentarse. Uno de los animales más abundante en la zona es el conejo o la liebre, con estos animales se hacían unos platos exquisitos al paladar.
     
    En una cazuela untaban la manteca de cerdo y las hortalizas troceadas para el refrito. Una vez dorada las hortalizas se añadía el conejo o la liebre troceados junto con un chorreón de vino. Cuando la carne estaba tierna, se añadía el arroz.
     
    • SALMOREJO CON CABALLAS:
    En verano era cuando el pescadero montado en un burro llegaba a la aldea; y era también cuando los huertos estaban en su máximo apogeo, criando sabrosos tomates de la tierra. La unión de estas dos situaciones son las que crean este plato típico.
     
    Las amas de casa colocaban en una sartén manteca de cerdo junto con los pimientos y las cebollas troceados. Cuando se doraran, se echa el tomate troceado y se dejaba hervir a fuego lento. En otra olla se ponía a hervir agua para añadirla al sofrito. Una vez añadida y cuando empezaba a hervir, se agregaba un poco de orégano y la caballa troceada. Cuando ésta estuviera tierna, se le echaba un chorrito de vinagre y se servía.
     
    • LAS MIGAS:
    Es un plato típico de pastores. Este plato se aprovechaba las sobras del pan duro, aunque también existían las migas de harina.
     
    Se freían los ajos en aceite y se le echaban los trozos de pan previamente humedecidos en agua. Se iba removiendo hasta que se doraban y quedaban unas migas de pan sueltas. Este plato típico se puede acompañar con alimentos salados o dulces.
     
    • LAS POLEAS:
    Es un postre típico de la aldea. Antiguamente en la aldea existía un molino que hacia posible que para los habitantes de El Buitrón les fuera más fácil y barato obtener harina, alimento saciador del hambre y principal ingrediente para la elaboración del postre.
     
    Se utiliza: Harina, azúcar, agua y leche.
     
    Se disuelve la harina en el agua y se pone en el fuego. Cuando empieza a hervir se añade el azúcar para disolverla. Cuando espese se vierte el contenido en un plato y se deja enfriar. Se sirve con leche.
     
    • ROSAS, HOJUELAS Y PIÑONATES:
    Estos dulces buitronejos son los más conocidos y con mayor fama entre las poblaciones de alrededor. Son dulces típicos muy valorados por todas aquellas personas que los prueban. Para su elaboración se utiliza: harina, huevo, aceite y miel.
     
    Rosas: este dulce toma su nombre por la similitud que tiene con la flor. Para conseguir esta forma se necesita un molde de hierro que se introducirá en una sartén de aceite hirviendo. Cuando se fríe la mezcla, se enmela y se come como un dulce manjar.
     
    Hojuela: también se elabora con los mismos ingredientes, pero su forma es distinta. La masa en forma de torta se echa a la sartén y con una caña colocada en el centro se va enredando hasta que tome la forma. Este dulce típico también se cubre de miel.
     
    Piñonate: Es un dulce que se elabora con harina y huevo. Se hace una masa dando forma de tubitos y se fríen; una vez fritos, se echan en otra sartén y se le añade miel y distintas especias, para darle sabor y aroma. Cuando hayan tomado el sabor, se ponen en una base, y se van amontonando y dándole la forma que se quiera, este bloque que se ha fabricado se tiene que dejar enfriar, y una vez frio se corta en pedazo para poder saborearlo.